Alex Nargó

Alex Nargó

Alex Nargó

Literatura
BIOGRAFÍA SENTIMENTAL
Mi infancia no son recuerdos de un patio de Sevilla como escribió Antonio Machado, sino recuerdos de niebla opaca o sedosa. Recuerdos de mañanas de invierno con guantes, bufanda y gorro.

Y en el verano, los días en el río.

El río bravo con las casas de los gitanos y el puente bamboleante de madera.

Y la charca de las larvas de rana que yo atrapaba en un cubo con agua.

El río, al fondo del pueblo, con su atracción de salvajismo diminuto frente a la certeza de las casas y las calles.

El río que se helaba y se hacía pista de patinaje en el invierno.

Más de un autor ha dicho que la verdadera patria del ser humano es su niñez.

Y es verdad.

Nada queda más impregnado en el cerebro que aquellos días en que el tiempo no acontece porque nos domina el ansia de crecer.

El tiempo infantil es moroso y se retuerce suavemente en sí mismo como un sueño que nunca alcanza el despertar.

Allí siguen, en los caminos zigzagueantes de mi masa encefálica, el misterio de los indios detrás de las montañas y la felicidad de los domingos al comprar un polo de anís.

Allí siguen mis maestros: don Eduardo, don Donato, don Bernardino.

Y las primeras lecturas: David Copperfield, Con distinta piel…

Después, algunos estudios y trabajos.

El cambio de ciudad: del Pirineo a la Costa Dorada.

Un nuevo paisaje parecido al anterior en la monumentalidad románica o romana. Donde en otro tiempo hubo catedral encontré luego anfiteatro, murallas, pretorio, piedras vivas con dos mil años de historia.

Perdí río y campos, pero gané la visión amplia del mar.

Y los libros y sus autores.

Garcilaso y sus sonetos.

Goethe y Fausto.

El recóndito Kafka: hombre insecto lleno de sueños y pesadillas.

El indómito Faulkner y su comarca de Yoknapatapha. Y allí, en el villorrio, el fullero de amianto: Flem Snopes.

Pero no sigamos. Dejemos simplemente abierta la puerta de la biblioteca, de las librerías. Dejemos puertas abiertas y entremos para posesionarnos de las palabras que nos conmueven y que a veces nos ayudan a disputar nuestra partida de ajedrez, en blanco y negro, en este mundo tan necesitado de colores y matices.


https://www.amazon.es/asesinato-pachas-Luis-Conejo-Sabroso-ebook/dp/B07SD6379J/ref=sr_1_1?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&keywords=el+asesinato+a+pachas&qid=1564486455&s=gateway&sr=8-1
Write your review: